viernes, 8 de septiembre de 2006

VENEZUELA

Hace mucho tiempo que dejé de hacer humor gráfico, y más aún político, ya que no encontraba la gracia a ese mundo de poder y manipulación pero, al fin y al cabo, el ser humano es por naturaleza un ser social y por extensión, y aun que nos pese, también político. Después de vivir 20 días por tierras venezolanas tengo la necesidad de volver al humor gráfico como simple catarsis de una parte de lo allí vivido.
Venezuela es un país lleno de contrastes, de una espiritualidad cotidiana a flor de piel, de una belleza tanto de gentes como de paisajes extraordinaria, de una riqueza casi absoluta, de una desorganización pasmosa, de un analfabetísmo elevadísimo, de una inseguridad tremenda, de una pobreza abrumadora... El dinero que se consigue con sus riquezas se va en comprar apoyos políticos y armamento, descuidando sus propias infraestructuras y su propia gente, salvo algunos gestos populistas...
Éste es, claro está, mi análisis vivencial de 20 días. Es muy posible que yo lo vea todo agigantado desde mi perspectiva de occidental de clase media y que no entienda lo que realmente pasa a mayor profundidad, pero mi impacto con ésta sociedad ha sido fuerte y ha hecho resurgir mi indignación con la clase política y mi necesidad de expresarla con humor. Así pués una viñeta rápida para anunciar mi vuelta al ruedo...

4 comentarios:

Christian S dijo...

ya volviste! que alegria. Aunque que envidia tambien, que vacaciones tan largas! Bueno si las has disfrutado, eso esta muy bien.

natascha dijo...

SÍ la verdad es que es una pena su situación. Países tan bonitos y con tantas posibilidades liderados por patanes! En fin! menos mal que siempre se puede uno regodear en los paisajes y la naturaleza en general!
Me gusta mucho la viñeta, es igual a Chávez!!(Siempre me sorprenden los ilustradores capaces de retratar)

Anónimo dijo...

Algo está pasando por ahi.


El Colo de cabellos azules.

javi dijo...

Hay una desorganización tan absoluta, que cuando uno vuelve a casa ve las cosas de aquí de otra manera, dando valor a todo aquello que de tan dado por sentado cree uno que es natural. Allí, en el fondo, ni los ricos viven bien.

El Chaves lo has clavado, compay. :)